La Estación Meteorológica Municipal llevará el nombre de Eduardo Aubert

El proyecto fue presentado por el Bloque de Concejales de la Intransigencia Popular y se convirtió en la ordenanza Nº  1321/20 tras ser votado por unanimidad en sesión extraordinaria en el mediodia de este jueves 10 de Septiembre. Mirá la historia de Eduardo Aubert.  

Se aprobó en el Concejo Deliberante de Urdinarrain, la ordenanza que establece el nombre del meteorólogo Eduardo Aubert a la estación meteorológica Municipal.

Entre los considerandos del  proyecto se señaló que el 13 de septiembre de 1995 siendo Presidente Municipal  Héctor María Altinier, se visualizó la necesidad de contar en Urdinarrain con un servicio de registro, observación e información meteorológica sobre las condiciones climáticas de la ciudad y su zona de influencia.

Además señala que entre los principales protagonistas que movilizaron su creación estuvo el Señor Eduardo Vicente Aubert quien valoró la necesidad de contar con un servicio de pronóstico, al cual puedan acceder los vecinos, a través de los medios de comunicación, especialmente los que habitan en zonas rurales, confiando en sus conocimientos para poder planificar sus tareas.

La Estación Agro-meteorológica Municipal se encuentra desde su creación a cargo de Eduardo Vicente Aubert, contando con matrícula del Servicio Meteorológico Nacional, que depende de la Fuerza Aérea Argentina, dándole la facultad de formular pronósticos.

Además ha sido reconocido en 2008 como Meteorólogo destacado por representantes de Hidráulica de la Provincia de Entre Ríos y ha recibido reconocimientos por su destacada labor de parte de la Dirección Provincial de Vialidad y de LRA 42, Radio Nacional Gualeguaychú, entre otros.

También  colabora con los establecimientos educativos brindando charlas informativas y brinda servicios a empresas agropecuarias, industriales y está presente en numerosos medios de comunicación de la ciudad y la región.

Además destacan que  Eduardo Vicente Aubert ha sido y es el principal promotor del prestigio y reconocimiento que posee la Estación Agro-meteorológica Municipal por la responsabilidad, el compromiso y el profesionalismo con el que, a lo largo de estos 25 años, viene desempeñando tan importante función en esta dependencia municipal, es un motivo para sentirnos orgullosos como vecinos ya que Eduardo Aubert junto a la Estación Agro-meteorológica Municipal son reconocidos en nuestra ciudad y la región, en la provincia y en la nación siendo consultada por diversas entidades.

Finalmente la votación fue por unanimidad y se sancionaron los siguientes artículos: Desígnese con el nombre de “Estación Agro-meteorológica Municipal Eduardo Vicente Aubert” a la Estación Agro-meteorológica Municipal de la ciudad de Urdinarrain.

En el artículo 2: Identifíquese tal denominación con la señalética correspondiente en el ingreso de la mencionada dependencia municipal.

Mientras que el artículo 3 indica: Oficialícese lo dispuesto por la presente, en un sencillo acto, el 13 de septiembre de 2020, en adhesión a los 25 años de inicio de actividades.

¿Quién es Eduardo Aubert?

Ya pasaron poco más de 79 años de aquel 2 de julio de 1941 cuando en la localidad de Irazusta nacía un niño, hijo de padres muy humildes, peones en la estancia “La Loma” de Colonia Las Flores, en el sur entrerriano.

Allí, Eduardo Aubert vivió sus primeros años hasta que un día su familia decidió trasladarse a Britos donde concurrió a la escuela primaria Chacabuco. Así comenzó la historia de un jovencito que soñaba con convertirse en aviador y miraba constantemente las nubes… ya a esa edad decía que eran sus amigas.

Hoy, muchos años después, a Eduardo, quien concretó su sueño de ser aviador profesional y conseguir su título de meteorólogo nacional, aún se le inundan los ojos de lágrimas al recordar esos momentos…

¿Cómo fue su juventud?
Fue difícil, dura, al ritmo de la economía, trabajé desde muy chico. A los 13 años empecé en la lechería “La Vaquita” como ordeñador y haciendo trabajos de campo. Ya en Urdinarrain, algún tiempo después, se me ocurrió hacer publicidad rodante en la calle: armé dos bocinas que colocaba arriba de un auto y salía por el pueblo. En esos tiempos no había radios. Además, hacía de la voz del estadio en el club Deportivo Urdinarrain, le ponía mucha furia y garra, me lo había tomado muy en serio, porque a mí me parecía que estaba trasmitiendo los partidos. Los árbitros me retaban porque el rival que iba perdiendo se enojaba cuando gritaba los goles. Me gustaba mucho hablar y les ponía apodos a los que jugaban, por ejemplo “Muñeco” Boullon o “Tacita” Fallet; hasta el día de hoy les quedó el apodo. Era muy fervoroso a la hora de dar las formaciones. Cuando se jugaba el clásico se ponía picante la cosa: me llegaron a cortar los cables y hasta me cascotearon la cabina. Se notaba que era de Deportivo, pero siempre respeté mucho a Juventud.

¿Y su amor por la aviación cuándo comenzó?
Desde muy chico me gustaba y era uno de mis sueños y lo logré: iba en moto a hacer un curso al aeropuerto de Concepción del Uruguay, mientras trabajaba en una estación de servicio, pero a mí me gustaba la aviación y pude aprobar el curso y comencé a perfeccionarme llegando a ser piloto remolcador. Es mi pasión, aunque me ha frenado un poco la parte económica. Me recibí de piloto de avión a los 29 años y realicé muchos vuelos. Además, estuve en muchos festivales aéreos… pero mi verdadero sueño era ser piloto de línea y atravesar los mares en esos grandes aparatos.

Eduardo Aubert colaborando en una de las llegadas del Gobernador a la ciudad

No conforme con eso también fue tras su otra pasión: la meteorología…
Sí, también es algo que me apasiona. Mi madre siempre me decía: ¿Por qué vivís mirando las nubes? Y yo le contestaba que me encantaba hacerlo y que las nubes eran mis mejores amigas. Recortaba diarios con artículos meteorológicos y hacía carpetas y las estudiaba… Logré que me dieran un curso a distancia del Servicio Meteorológico Nacional. Ya era grande cuando me recibí, me costó años conseguir el título, por eso siempre le digo a los chicos que hay que ser persistente cuando uno desea algo. Fue así que luego hablé con el Intendente (Héctor) Altinier, le pedí si me podían adelantar dinero y que me lo descuenten del sueldo porque quería comprar una estación meteorológica. Su respuesta fue que sí, pero que la iba a comprar el Municipio. Así nació la Estación Agrometeorológica Municipal Urdinarrain que hoy ya tiene 24 años.

Y hoy le dedica todo su tiempo…
Totalmente, por eso siento tronar y aunque sea de madrugada me levanto y me vengo para la estación. Necesito saber qué está sucediendo. Si hay tormenta, tengo que estar con mis instrumentos y por más que intente dormir no puedo porque me pongo nervioso sabiendo que es acá (la estación) donde tengo que estar y aportar datos para todo aquel que necesite saber sobre el comportamiento del clima.

(por Juan Fernández)

 



COMENTARIOS