Diego Peitti fue dado de alta luego de que el resultado dio negativo y vuelve a su vida normal

Diego Peitti el paciente que estaba internado en el Hospital de Urdinarrain por problemas en la vesícula y que por protocolo se le había realizado el test de Covid – 19 que resultó NEGATIVO, fue dado de alta médica en la mañana de este lunes 08 de Junio y puede retornar a su vida normal, tanto el cómo su familia,y ya no están ni es necesario el aislamiento.

Diego Peitti es un hombre de 39 años, que vive junto a su esposa Yanina Loss de 40 años y dos chicos de 10 y 12 años en el barrio del Colegio de Urdinarrain. De profesión transportista, comenzó a sentirse mal a principios de la semana pasada, descompuesto y con vómitos por lo que concurrió al Hospital de Urdinarrain donde se le aplicaron inyectables y volvió a su casa. A mitad de semana, como seguía descompuesto volvió al nosocomio donde lo tuvieron con suero y se les ordenó una serie de análisis, entre ellos una ecografía que se realizó el jueves pasado.

Allí se detectó el problema que lo aquejaba: una inflamación importante en la vesícula por cálculos biliares que era lo que le había provocado la descompostura.

Así fue que luego, le informaron que por protocolo lo trasladarían al Centenario de Gualeguaychú para realizarle un hisopado para descartar coronavirus ya que era un paciente con antecedentes de viaje. Hasta allí todo normal y la familia siguió al pie de la letra cada indicación.

La verdadera odisea para la familia, comenzó cuando la dirección del Hospital Manuel Belgrano decidió, luego de estar reunidos con el Comité de Emergencia el sábado por la mañana, que se informaría a la comunidad a través de un comunicado. El escueto mensaje señalaba: “Se comunica a la población que en el día de la fecha se procedió a activar protocolo, por paciente internado por cuadro clínico, con antecedentes de haber estado en zona de circulación viral, se consulta con epidemiologia donde indican trasladar al Hospital Centenario para tomar la muestra para analizar, regresando a nuestro Nosocomio en aislamiento preventivo hasta obtener el resultado correspondiente, como así también el aislamiento familiar según protocolo” fue el escueto mensaje del Hospital Manuel Belgrano que contó con el aval del Comité de Emergencia, donde jamás aclararon la opinión de los médicos que atendían a Peitti ni los resultados de la ecografía que mostraban la patología en la vesícula, ni que los profesionales médicos opinaban que no tenía los síntomas de Coronavirus. Es decir, si bien es correcto que se informe oficialmente sobre las medidas y protocolos, también es verdad que había mucha información médica que podría haber evitado el mal trago a la familia.

El resto para la odisea de la familia, lo hizo la gente, la pandemia del chisme, la desinformación descarnada sin levantar un teléfono para averiguar oficialmente. La falta de empatía y de humanidad para opinar sin saber, el no poder ponerse en el lugar del otro aunque mas no sea imaginariamente, de pensar que hay niños en el medio o de que ya había una persona que al menos tenía temor por su salud.
Nada importó y comenzó el chisme barato y dañino: “Que es fulano de tal”, “que es un camionero que va y viene”, “que está con fiebre mal y está internado más que seguro tiene coronavirus”, “Que andaba por todos lados y contagió a todos”…

Fueron solo, algunas de las frases de las que siempre más suenan, porque también hubo gente de enorme respeto y empatía, que optó por el silencio y el apoyo incondicional a la familia, entendiendo de que este maldito virus algún día puede golpear la puerta de nuestras casas y que nadie está exento de eso, aunque si podemos reducir esas posibilidades cuidándonos y cuidando del otro.

No fueron solo palabras las que hirieron, hasta se sacaron fotos del Facebook de Diego y se desparramaron de un celular a otro con la frase “tiene el virus”, se denunció a quien se acercó a proveer de alimentos a Yanina y sus hijos y lo peor: Desde uno de los trabajos de Yanina, se le pidió amablemente que no quieren que vaya más.

El domingo a la tardecita llegó el resultado, dio NEGATIVO. Sí, NEGATIVO. Gracias a Dios o al universo, lo que prefiera creer. Diego pudo volver con su familia, NO TIENE EL VIRUS, tampoco su familia, tampoco sus hijos. NO tienen que estar aislados, tienen que tener sí, los mismos cuidados que debemos tener todos.

Diego está bien, seguramente se tendrá que someter a una operación de vesícula más temprano que tarde, pero está bien. En sus redes, eligiendo el respeto que tal vez muchos no tuvieron con él solo se dedicó a agradecer, a todos los que se preocuparon y se ocuparon de su familia y sumó un elogio especial a los enfermeros del Hospital porque lo trataron con mucho amor.

 

*Por Juan Fernández.

 



COMENTARIOS