Víctimas de robo relataron el calvario de vivir «al acecho de los delincuentes»

Marcela y Stella son dos vecinas que viven en Urdinarrain en la zona del Barrio ex Juventud, ambas víctimas de robos el mismo día y casi en simultáneo. Dicen estar cansadas de vivir con miedo a los robos y que los chicos no siquiera puedan a ir a la plaza por las cosas que pasan en el barrio.

El jueves pasado a las dos les robaron la garrafa, y a una de ellas, le ingresaron a la vivienda y le llevaron dos celulares, cuando uno de los hijos había dejado la casa sola para ir a comprar a media cuadra del lugar. Marcela y Stella contaron la dramática situación que viven en su barrio, en el programa Noticiero Cristal que se emite por Radio Cristal Urdinarrain.

«Yo había ido a la pileta y cuando regresé mi hijo menor me recibió llorando diciendo que le habían robado el celular. El había ido a media cuadra a comprar un yogurt y cuando volvió ya no tenía el celular dónde lo había dejado. El había cerrado la puerta pero sin llaves. Después me di cuenta que me faltaba mi celular que lo había dejado en mi cama cargando. Además luego veo que también me faltaba una garrafa que estaba llena y también se la habían llevado» relató Marcela.

Por su parte, Stella contó que: » El hijo de Marcela vino hasta casa (Las viviendas están pegadas) a buscar a su mamá y me dijo que le habían robado el celular, en ese momento yo intento prender la cocina y no prendía, por lo que fui a ver y me faltaba la garrafa que estaba colocada. Me robaron en el mismo momento que a ella«.

A su vez relataron que: » Estamos agradecidas con la policía porque enseguida estuvieron y se están ocupando, la garrafa llena apareció en un terreno baldío no muy lejos de mi casa. Pero la otra garrafa y los celulares no. En mi celular yo tengo números importantes como los de los médicos de mis hijos, turno que me iban a confirmar y hoy no tengo el celular»

Las damnificadas contaron porque decidieron salir en los medios a hablar: » Es habitual que pasen estás cosas en el barrio. Durante la noche nos comunicamos por intermedio de las paredes con mi vecina, un golpe en la pared significa que necesitamos algo de nosotras y dos golpes significa que hay que llamar a la policía, así nos comunicamos entre nosotras para cuidarnos».

«Quiero que las personas que hayan visto algo, no tengan miedo y hablen porque es la única forma de parar esto porque esto no es de ahora, es desde hace mucho tiempo y estoy harta. No puedo salir prácticamente. Y tampoco voy a abandonar mi casa, porque estuve 15 años para tener mi casa» expresó Marcela.

«No sé puede vivir así. Los chicos no pueden ni siquiera  ir a disfrutar en la plaza que hay enfrente (en referencia a la nueva Plaza en el Barrio ex Juventud), porque hay peleas y cosas turbulentas».

«No puede ser que vayas a colgar la ropa y que tengas que cerrar e ir con la llave encima» manifestaron preocupadas.

ESCUCHÁ EL AUDIO DE LA NOTA: 

.

Foto: La nueva plaza a la que hacen referencia las mujeres, está ubicada en el barrio ex Juventud



COMENTARIOS